¿Puede la Actividad Física Ser un Arma Vs el Cáncer de Mama

7B1DBC11-F04D-465D-92B6-1B0E88E47680

No solo es un arma poderosa:
📍Previene
📍Sostiene
📍Reintegra

¿Cómo lo logra ? Sigue leyendo 👇🏾

Una vez establecido el diagnostico de CM (cáncer de mama) el siguiente reto es la búsqueda de la mejor estrategia curativas para la batalla.
El proyecto de recuperación de la salud puede incluir cirugía, radioterapia y tratamiento sistémicos, terapia endócrina (debido a que son dependientes hormonas) , la Quimioterapia y los anticuerpos monoclonales.

Estos tratamientos no dan tregua: atacan todo lo que esté a su paso, incluyendo las células sanas. No es su intención causar daño, sin embargo, no hemos encontrado otra manera de combatir de forma “ más selectiva “ a estas células superpoderosas llamadas “ cancerígenas”

Los tratamientos ( de forma indirecta )suelen disminuir la CAPACIDAD FUNCIONAL Y LA CALIDA DE VIDA de nuestros pacientes como parte de sus efectos secundarios.
El 80-96% de nuestras pacientes tienen FATIGA durante la quimioterapia y alrededor de 1/3 de ellas reporta continuar con la fatiga hasta años posterior a su tratamiento.

Esta fatiga interfiere en su funcionamiento, generando un ciclo vicioso entre la sensación de cansancio-disminución de la actividad física-síndrome metabólico/ obesidad,
La obesidad y el síndrome metabólico se encuentran presentes en más del 50% de las pacientes con CM en tratamiento y en aquellas sobrevivientes.

Es por ello, que el empleo de una Actividad Física AF) dirigida a las necesidades de cada paciente es una carta fuertísima en la mejoría de las condiciones de calidad de vida y salud.

Los beneficios de la Actividad Física (AF) para pacientes oncológicos son tanto fisiológicos como psicológicos. Hoy en día, se encuentran bien determinados y apoyados por evidencia que integra la AF en programas de intervención basados en ejercicios estructurados para pacientes, durante y después de los tratamientos antineoplásicos.

Primero , definiremos al ejercicio como una AF realizada de manera dosificada y sistemática, es decir, con una frecuencia, intensidad, duración y modo específico, con propósito de mejorar variables de salud asociadas a la condición física. Para mejorar estas variables existen varios métodos de entrenamiento tales como aeróbico, resistencia y flexibilidad

La AF Dirigida en el cáncer, se emplea en 3 diferentes vías:

📍Con fines preventivos : Actividad Física en la Prevención de Cáncer de mama
📍Con fines de “resistencia” : Actividad Física durante el tratamiento de Cáncer de mama
📍Terapia de sostén.: Actividad Física después de tratamiento de cáncer de mama.

Vamos a describirlos:

📍Fase de prevención.

C35A0F71-39E2-4855-BD80-0F1DB6B64BFC

Si bien no hay demostración de que el sedentarismo aumente el riesgo de CM, sí existe una fuerte asociación entre AF y prevención. Aquellas Mujeres que mantenían AF regular presentaban menor riesgo de CM en 14% comparado con mujeres menos activas
El riesgo de presentar CM se redujo en 25% en aquellas mujeres que eran físicamente activas, comparado con mujeres menos activas.

📍Fase de Resistencia

El ejercicio físico en pacientes con CM es factible y seguro de realizar durante los tratamientos antineoplásicos sistémicos
El entrenamiento de resistencia y fuerza es efectivo en el control de la fatiga y mejoría de la calidad de vida durante el tratamiento de quimioterapia, sin aumentar el riesgo de linfedema, ni dolor esperado por el ejercicio de resistencia (Schmidt y cols.)

La quimioterapia y ejercicio como acompañamiento (aeróbico más resistencia supervisado o de modo aeróbico en domicilio) inducen mejoras en la funcionalidad física, mantiene el rendimiento cardiovascular, facilita la reincorporación precoz a la actividad laboral y se asocia a menor incidencia de náuseas, vómitos y dolor ( Van Waart y cols)

“Y si el ejercicio se realiza en casa, se aumenta el rendimiento cardiovascular con una adherencia cercana a 80%” (Vincent y cols)

 

A1A74AC9-E29C-402B-ACEA-3CF642EF6F00

En cuanto al TIPO DE EJERCICIO, se ha concluido lo siguiente:

✅El entrenamiento aeróbico de mayor duración fue superior en parámetros como: calidad de vida, dolor y síntomas endocrinos.
✅El ejercicio combinado logró mejores resultados en evaluaciones de fuerza muscular.
✅ El entrenamiento aeróbico de mayor duración fue superior al combinado, en evaluaciones de dolor y rendimiento aeróbico. Estos datos sugieren que sesiones de ejercicios de mayor volumen en tiempo son seguras, factibles de realizar y con efectos positivos en varios síntomas deletéreos para la paciente con CM. (Courneya y cols)

📍Fase de Sostén post tratamiento

Para las sobrevivientes de CM, el ejercicio físico es también ampliamente recomendado y se ha vinculado no solo con mejorías en la calidad de vida, sino también con un aumento en la sobrevida.

La ganancia de peso después del diagnóstico de CM es un efecto adverso común de los tratamientos antineoplásicos, acentuado en sobrevivientes que presentan bajos niveles de AF Pacientes con sobrepeso u obesidad al momento del diagnóstico o con ganancias de peso importante durante el tratamiento presentan menores tasas de sobrevida.El ejercicio físico modularía el nivel de estrógenos, disminuiría la resistencia a la insulina y la hiperinsulinemia.factores que explicarían una mejoría en la sobrevida.

Y bien
¡Por donde empezamos?

Prescripción del ejercicio

La prescripción de ejercicio en pacientes con CM debe ser individualizada, tomando en cuenta tanto los efectos del cáncer y del tratamiento en la capacidad funcional, considerando modo, intensidad, duración, frecuencia y progresión del ejercicio
Se han evaluado de 5 a 12 semanas de ejercicio (durante los tratamientos antineoplásicos), 3 a 5 veces por semana, incorporando ejercicios de resistencia y aeróbicos de moderada a vigorosa intensidad por 30 a 60 min y, generalmente, utilizando la marcha como ejercicio.

La marcha es conveniente para muchos pacientes sin tener en cuenta edad o estado de enfermedad; se puede continuar a través de las distintas fases de la enfermedad y no requiere de recursos costosos o especializados.

No obstante, el ejercicio físico tiene riesgos inherentes…

Es por ello que, previo a su prescripción, es necesaria la evaluación específica de posibles factores de riesgo o antecedentes cardiopulmonares y neurológicos. Se debe tener especial cuidado en pacientes que estén recibiendo quimioterapia con probables efectos colaterales a nivel cardiopulmonar, y en aquellos que presentan etapas avanzadas de la enfermedad.

En las pacientes con CM sometidas a cirugía, existe el temor de que el ejercicio sea un desencadenante de linfedema en el brazo del mismo lado, el cual se desarrolla cuando la carga linfática excede la capacidad de transporte linfático. Algunos estudios han usado ejercicio de resistencia en sus intervenciones, encontrando que las pacientes no desarrollaron ni empeoraron, en el caso que corresponda, linfedema de la extremidad.

Además, se recomienda que todo programa de AF sea dirigido y supervisado por un profesional del área de la rehabilitación, con experiencia y formación en el área oncológica y ciencias de la actividad física, para monitorear la respuesta al ejercicio y de este modo regular y ajustar el programa según el estado físico o emocional de cada paciente

Mantener a nuestras pacientes con disposición para realizar AF es todo un reto : el malestar durante el tratamiento , el dolor , las limitaciones físicas … Pueden mermar el apego y fomentar el abandono de estos programas . Es un esfuerzo grande para todos que vale cada minuto invertido.

6D922136-222E-4C53-A0CC-2B38FF8ED356

Bibliografía
📍Actividad Física y Cancer de Mama. Un tratamiento dirigido.Rev Med Chile 2017; 145: 75-84
📍Wolin KY, Schwartz AL, Matthews CE, Courneya KS, Schmitz KH. Implementing the Exercise Guidelines for Cancer Survivors. Journal of Supportive Onco- logy 2012; 10 (5): 171-7. http://doi.org/10.1016/j. suponc.2012.02.001.
📍Winningham M. Therapeutic exercise: guidelines and precautions. In: Winningham M, Barton-Burke M, editors. Fatigue in Cancer: a multidimensional approach. Sudbury M: Jones & Barlett 2000; 339-50.
📍Schmitz K, Courneya K, Matthews C, Demark-Wahne- fried W, Galvao D, Pinto B, et al. American college of sports medicine roundtable on exercise guidelines for cancer survivors. Medicine and Science in Sports and Exercise 2010; 42 (7): 1409-26. http://doi.org/10.1249/ MSS.0b013e3181e0c112.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: